Accesibilidad de portales

Accesibilidad portales

Existen muchas viviendas que no cuentan con la accesibilidad reglamentaria en los portales, esto es algo delicado porque nos encontramos ante una discriminación parcial de un número considerable de personas, específicamente el 8,5% de la población territorial, es decir, 3,84 millones de personas (3,3 millones de hogares) Todo esto puede evitarse incluyendo en cualquiera de los accesos de la vivienda una rampa, escaleras especializadas o si fuera el caso, un ascensor. Todo esto lo debe tomar en cuenta el equipo de trabajo a cargo de las obras de construcción, rehabilitación o de reformas.

Durante nuestros años de experiencias hemos tomado especialmente en cuenta a esta parte de la población vulnerada, garantizando a cada uno de nuestros clientes sus derechos primordiales sobre el acceso a sus viviendas, después de todos, nos especializamos en todo tipo de construcción, con larga trayectoria en este campo y totalmente recomendados por clientes satisfechos. Nuestros servicios van más allá de la simple fachada de la vivienda, se trata de la comodidad del clientes, sus intereses y deseos.

Bases generales para garantizar la accesibilidad a portales.

Ascensores
accesibles.

Dentro de la accesibilidad de un edificio, un factor importante es el ascensor. Las medidas mínimas para cumplir los requisitos son de 1 metro de anchura por 1’25 de profundidad. Si el ascensor tiene esas dimensiones, puede caber una persona en silla de ruedas junto con un acompañante de constitución media.

Accesibilidad de comunidades de propietarios.

Existe una ley de rehabilitación, regeneración y renovación urbana, en ella queda establecido que las personas de entre 50 y 70 años tienen el derecho básico al acceso de su vivienda, en caso de que las viviendas urbanas no dispongan de un acceso general para los propietarios, deben realizar obras especiales e implementarlo.

Solucionar los problemas de accesibilidad de los edificios.

Hay ciertos inmuebles ya construidos en los cuales se presenta la dificultad de implementar un acceso seguro a las personas con discapacidad, en este caso, la ley no obliga a estos propietarios a seguir con el marco legal correspondiente, sin embargo, siempre existe una solución viable para este tipo de situaciones, no se trata de realizar grandes cambios, sino buscar la manera de adaptarlo a sus necesidades.

Emplear
obras comunes.

Como se mencionó con anterioridad, no es necesario realizar grandes cambios en los inmuebles, con la implementación de rampas, escaleras de emergencia y ascensores en las áreas específicas del edificio, si fuera el caso.

¿No pueden implementar rampas? Hay otras opciones.

En primer lugar, se puede habilitar el recorrido del ascensor hasta el primer nivel (cero). Sí, es algo costoso, pero el presupuesto puede variar de acuerdo con el tipo de reforma. También es factible eliminar las barreras para colocar plataformas elevadoras, esto es como una medida de sustitución a la rampa. Las plataformas oblicuas y las sillas para las escaleras de emergencia también son excelentes opciones.

El seguro de la comunidad de vecinos.

El deber principal de la comunidad de vecinos es velar por las instalaciones y sus reformas, de manera que se pueda garantizar el acceso no solo a las personas con discapacidad sino a todos los habitantes del inmueble.

accesibilidad-portales

Supresión de barreras arquitectónicas en las comunidades de vecinos.

Anteriormente mencionamos que, para mejorar el acceso a las personas, lo mejor que se podía hacer era eliminar las barreras arquitectónicas de los inmuebles, pues se puede presentar la situación de que una persona con discapacidad se le dificulte el acceso, una mujer con si hijo en coche o simplemente algún vecino encuadra en la edad de 50 a 70 años y tenga problemas para ingresar a su domicilio. El costo para adaptar el inmueble a las necesidades de sus usuarios puede ser elevado, sin embargo, es algo necesario para la convivencia.

Ley de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas.

Esta ley proporciona una serie de garantías a las personas mayores de 70 años y discapacitados, de hecho, cualquiera que presente esas características puede solicitar la reforma del inmueble para adaptarlo a sus necesidades, claro, eso también implica que el resto de los vecinos debe cubrir con los gastos de la obra siempre y cuando el monto final no exceda de los 12 pagos mensuales de cada uno.

Con respecto a las barreras arquitectónicas, existió un plazo en el cual se tenían que eliminar todas estas de las comunidades de vecinos, en caso de que quedara al menos uno de estos inmuebles con barreras, recibirían una serie de multas, pues están prohibidas en la ley, además, se deben hacer adecuaciones en el inmueble para garantizar el acceso a las áreas comunes. Por otro lado, las siguientes legislaciones avalan la eliminación de las barreras arquitectónicas:

  1. Real Decreto 233/2013, la cual fomenta la rehabilitación de las edificaciones.
  2. Ley 8/2013 (LRRRU)
  3. Real Decreto 505/2007 para el acceso de todas las personas a su vivienda.
  4. Ley 15/1995 que menciona los límites de dominio sobre los bienes inmuebles.
  5. Ley 49/1960, ley de propiedad horizontal.

Todos los edificios o comunidades de vecinos deben cumplir con el marco legal establecido en materia de arrendamiento y vivienda, de manera que los propietarios se eviten cualquier tipo de inconvenientes, manteniendo la igualdad para el acceso a portales y una mejor convivencia.